lunes, 1 de junio de 2015

Deudos recuerdan a las madres en su día



Santo Domingo. 01/06/15. Para la mayoría de las personas, el Día de las Madres es una celebración o una conmemoración. Para la joven Yeimi Díaz fue asistir al sepelio de su madre, en el cementerio de Cristo Rey en el Distrito Nacional, en medio de decenas de familias que todos los años asisten a ese camposanto a honrar a sus familiares idos.

En días como éste, los deudos limpian, pintan y reparan las tumbas o mausoleos de sus seres queridos, principalmente sus madres.

En ese cementerio, donde la mayoría de los nichos son estructuras de concreto sobre el nivel del suelo, con varillas en las esquinas y una plataforma de cemento como techo, César García y su esposa se enteraron de que la tumba en la que descansan los restos de su madre le habían roto el techo para sacar el metal.

Otros se quejaron de la gran cantidad de garabatos que estaban pintados en las paredes de varios mausoleos.

En tanto que en el Cementerio Nacional de la avenida Máximo Gómez, otra gran cantidad de personas se encontraban en actividades de limpiezas en las tumbas y nichos de sus familiares.

Llama la atención la cantidad de tumbas a las que les hacían hoyos por las esquinas, como una forma de vandalismo, sin que se robaran nada.

El cementerio de la Máximo Gómez, tristemente célebre por los robos a tumbas en los que se llevaban las puertas, las flores y a veces hasta las imágenes religiosas que componen las personas, era un lamento general de las quejas de los deudos.

Roxana Mejía, quien acudió a ese cementerio, llamó la atención ante la supuesta inseguridad en el lugar. “Estamos lavando y hay gente que pasa revisando dos y tres veces como a ver si uno está trabajando con materiales y nos dicen con quién es que nosotros tenemos que trabajar, sin uno querer”, expresó.

Cañada arrastra tumbas

En la parte trasera del cementerio de Cristo Rey una cañada intermitente arrastró varias tumbas tras las lluvias ocurridas durante el fin de semana. Personas que visitaron ayer el lugar avisaron que esto pasa porque supuestamente representantes del Ayuntamiento del Distrito Nacional venden espacios en zonas que están húmedas y en las que no deberían depositar cadáveres.

“La culpa es de los empleados del cementerio o de quien vendió eso ahí porque se puede ver que ahí se arma un charco”, dijo David Melo, quien visitaba el cementerio.

Los moradores expresan que cuando llueve con fuerza el área donde se movieron las tumbas termina llena de agua.



De: Diario Libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario