lunes, 29 de junio de 2015

SD. Niños con el virus de VIH al margen de la Seguridad Social



Santo Domingo. 29/06/15. La falta de un familiar que se haga responsable de la población infantil, que por una razón u otra no tiene dolientes en el país, impide que una gran cantidad de niños reciban los beneficios que otorga el Sistema Dominicano de la Seguridad Social (SDSS), como lo establece la resolución 367 emitida por el Consejo de Nacional de la Seguridad Social.

Esta situación aumenta aún más la vulnerabilidad de ese grupo, porque no tienen un tutor que los represente ante el sistema asegurador y para completar su infortunio carecen de documentos de identidad, debido a que en la mayoría de los casos, uno o ambos progenitores no aparece, porque han fallecido.

Estos problemas son el pan nuestro de cada día en las Unidades de Atención Integral a lo interno de los hospitales públicos. Aunque el servicio de salud no se les niega, las autoridades sanitarias muestran preocupación por esta situación.

La resolución 367 establece que atendiendo a las condiciones de vulnerabilidad de determinados grupos poblacionales, como personas discapacitadas o con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se incorporen al Régimen Subsidiado del SDSS.

Empero el cumplimiento de esta ordenanza muestra una serie de dificultades para acceder a esos beneficios.

Sin acta ni seguro

Daysi, abuela de Luis por parte de su padre (nombres cambiados), llegó al hospital Robert Reid Cabral porque su nieto se enfermaba con mucha frecuencia.

Tras una serie de análisis que le realizaron los facultativos del centro de salud, localizado en el Distrito Nacional, descubrieron que el entonces recién nacido portaba el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Él no cuenta con seguro médico ni tiene acta de nacimiento.

La madre de 22 años falleció cuando él nació. La abuela viaja desde la provincia Barahona hacia la Capital una o dos veces al mes para que el hoy adolescente de tres años continúe con el tratamiento que ofrece el servicio sanitario.

El centro educativo al que asiste desconoce su condición, revela la señora de baja estatura y con el cansancio reflejado en su rostro, durante su espera para recibir los medicamentos para su nieto, en el hospital infantil.

“Yo tengo temor y por eso estoy al pie de la letra con sus medicamentos y todo lo que necesita para que no recaiga”, dice en tono bajo. Toma un respiro y prosigue: “Él me dice: ‘Mamá, y si me dicen algo en la escuela”, Yo le respondo: “Tú tranquilo”.

Al preguntarle sobre por qué no tiene acta se limita a decir que su hijo, es decir el padre del niño y ella están buscando la forma de solucionar ese problema, puesto que la madre tampoco estaba declarada.

Otra historia…

Laura (nombre cambiado), durante su embarazo, nunca se chequeó, pero tampoco sabía que era portadora de la enfermedad al igual que su esposo.

La mujer de tez clara dice que ella nunca fue a un chequeo durante su estado de gestación, para ese entonces aún residía en Barahona.

Cuando le llegó el momento de dar a luz se había trasladado al municipio de Santo Domingo Este, específicamente al sector de Los Mameyes, de donde salió hacia la Maternidad San Lorenzo de Los Mina.

Al dar a luz su pequeño el recién nacido presentó una serie de problemas, entre ellos bajo peso nutricional durante los primeros meses.

Ante ese hecho, la madre optó por llevarlo al hospital Dr.Robert Reid Cabral, donde le diagnosticaron que su bebé, ella y su esposo eran portadores del virus.

“Los primeros meses me sentí muy mal, luego en el “Angelita” me fueron explicando y me di cuenta que se puede vivir con eso y hoy día lo veo hasta normal. Yo sigo luchando por mi muchachito que hoy día tiene cuatro años de edad”, narra ella.

Ninguno de los tres posee un seguro médico puesto que son trabajadores informales y se dedican a la venta de víveres.

La madre tiene dos niños más de esa misma relación, pero no portan la enfermedad, porque ella los llevó al hospital a realizarse las pruebas y los médicos le informaron que los resultaron fueron negativos.

Primera unidad

Solange Soto, jefa de de la primera unidad del Servicio de Atención Integral Pediátrico de hospital, dice que de esta población solo el 15% cuenta con un seguro médico y pertenecen al Régimen Subsidiado del Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), y pocos son privados.

La galena narra que esta población vulnerable no puede acceder al plan porque existe una gran cantidad de esos niños que han quedado huérfanos de uno o los dos progenitores.

“El que se queda huérfano no puede acceder, porque queda a merced de un tutor que se llama abuelo, tío o vecino.
En estos casos al llenarles la planilla para el seguro el representante no arrastra con el infante, así tenemos varios casos”, manifestó Soto.

Acerca de la resolución

La protección social que establece la Ley 87-01 del Sistema Dominicano de la Seguridad Social está inconclusa.

Esa resolución no contempla cuál será la suerte de esa población vulnerable que en algunos casos no cuentan con documentos de identidad, que son huérfanos y que no estén en ningún hogar.

El considerando número nueve de la resolución 367 reza de la siguiente manera: “Los menores de edad pueden ser afiliados como dependientes del padre, madre o tutor identificado para los fines como titular de la familia, que reúna los requisitos establecidos”, pero eso aún es de difícil aplicación.





De: El Dia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario