jueves, 2 de julio de 2015

SD. Sectores reaccionan ante visita comisión de la OEA



Santo Domingo. El anuncio de la Organización de Estados Americanos (OEA) de que enviará una misión a República Dominicana para estar atentos a las repatriaciones de haitianos, provocó ayer reacciones de diversos sectores que defienden el derecho del país de implementar acciones de carácter migratorio.

El Gobierno a través del ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, afirmó ayer que la República Dominicana está abierta a la visita de cualquier organismo extranjero que quiera conocer la realidad de la política migratoria del país porque no hay nada que ocultar.

Aunque rehusó hablar del anuncio de la OEA de que una misión vendría al país para investigar las deportaciones de haitianos, manifestó que aquí no se le cierra la puerta a nadie.

“Aquí no hay impedimento para ningún organismo internacional, ni para ninguna organización internacional que quiera venir al país, no hay ningún tipo de impedimento”, sostuvo Fadul.

Entrevistado en el Palacio Nacional, el funcionario insistió en que el país actúa bajo las reglas existentes y que garantizan la soberanía, siempre respetando los derechos humanos.

Informó que la Dirección General de Migración ya entregó 250 carnets y sigue emitiendo este documento a los cañeros , y que a partir de hoy o mañana, Interior y Policía también va a comenzar a entregar carnets, y en 15 o 20 días comenzarán a etiquetar los pasaportes para entregarlos a los que calificaron para la Ley de naturalización.

¡Sin presiones!

Luis Abinader, candidato presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), consideró que el país no puede aceptar presiones de ningún organismo internacional y, por el contrario, debe seguir cumpliendo con las leyes migratorias aplicadas, protegiendo los derechos humanos.

“Ninguna sociedad en ningún país puede vivir con inmigrantes irregulares, las inmigraciones irregulares no son buenas ni para el inmigrante ni para el país, pues no hay ningún control para ello”, dijo.

A su juicio, toda sociedad tiene el derecho a controlar las migraciones ilegales y regularizar los estatus de los extranjeros, sin importar su nacionalidad.

A la JCE no le preocupa

De su lado, Roberto Rosario, presidente de la Junta Central Electoral (JCE), aseguró que no le preocupa la visita de la OEA, sino la teoría de la inseguridad regional generada por la migración haitiana.

“Estamos hablando de que un Estado se está convirtiendo en un problema de seguridad pública de los demás Estados vecinos”, afirmó.

Espera a que en esta ocasión la OEA tenga la oportunidad de reivindicarse frente a la República Dominicana y mostrar una cara diferente a la que tuvo en el año 1965 (cuando dio visto bueno a la intervención de fuerzas militares norteamericanas en territorio dominicano).

“Lo que sí me preocupa es la declaración del embajador haitiano en la OEA (Boccit Edmond) de que el éxodo, lo que el llama el éxodo de Haití, puede crear un estado de inseguridad regional”, apuntó.

Exceso de prudencia

El diputado del Partido Revolucionario Dominicano, Víctor Gómez Casanova, calificó de “exceso de prudencia que se traduce en debilidad” la actitud asumida por el canciller Andrés Navarro en la reunión de la OEA.

Dijo que el ministro de Relaciones Exteriores debió defender con mayor firmeza y determinación, el respeto a nuestra soberanía y a la Constitución.





De: Diario Libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario