lunes, 28 de septiembre de 2015

El dengue activó talento y creatividad de un constructor



Santo Domingo. 28/09/15. El temor a perder un ser querido nunca se olvida, más cuando se trata de un hijo y por una causa evitable como es la muerte por dengue.

Efraín Liriano es un constructor que pasó por esa experiencia, la cual le sirvió para crear un lavadero sanitario que elimina el agua en su totalidad.

Su hijo se salvó, y su creación, ya certificada por la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (Onapi), se puede mostrar en algunos bloques de los edificios que conforman el proyecto habitacional La Nueva Barquita.

Se trata de unos lavaderos de granito y en fibra que tienen medidas que van desde 60x80 metros de una y dos boca, que eliminan los residuos de agua de lavado o de la que se utiliza en cualquier actividad doméstica.

Lo que hace diferente su diseño de los demás es que su fondo no es plano, lo que permite la salida del agua, y garantiza que no se críen vectores como el Aedes Aegypti que provoca el dengue y la chikungunya.

Él sospecha que el zancudo que picó a su hijo nació en el lavadero de su propia casa, que tenía el lavadero común, situación se puede repetir en otros hogares.

En su interés de contribuir en la eliminación del dengue, Liriano llevó su invento a los ministerios de Salud Pública, en la gestión de Freddy Hidalgo, y de Obras Públicas, que lo avalan y crearon un reglamento para que los lavaderos que se vayan a instalar en lugares públicos y privados cumplan con las características de su obra.

Jaquelin Medrano, directora general de Obras Públicas, al darle el visto bueno, asegura que los lavaderos buscan contribuir a la eliminación rápida de las aguas, contrarios a los que existen en el mercado que la acumulan, lo que facilita la proliferación de vectores.

Con este respaldo, más el de la patente que logró en mayo de 2013, Liriano solicitó mediante cartas al presidente Danilo Medina, a los ministros de Educación, Carlos Amarante Baret, y de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, así como a los responsables de La Nueva Barquita, instalarlos en escuelas hospitales y proyectos habitacionales.

Hasta la fecha, sólo ha logrado que una de las empresas que tiene a su cargo varios edificios de La Nueva Barquita haya comprado sus lavaderos, cuyo costo es de RD$2,250 la unidad.





De: Diario Libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario