jueves, 17 de marzo de 2016

La pistola que “se le escapó” a la Justicia de San Francisco



San Franciaco de Macoris, RD. 17/03/16. El arma era evidencia de un asesinato, pero “salió” del Palacio de Justicia de San Francisco de Macorís, donde ni los fiscales ni los jueces que la custodiaban saben explicar ni cómo, ni cuándo.

En mayo del 2013, Amado Samuel Estévez Difó se encontraba en la banca de lotería Kelvin, entre las calles Bono y Castillo de San Francisco de Macorís, cuando llegaron de repente al lugar Kelvin Gabriel Arias, alias El Cacón, y José Alfredo Portorreal Guzmán.

Los dos jóvenes quisieron despojarle de su motocicleta, Estévez Difó intentó defenderse, y los asaltantes la emprendieron a tiros hasta matarlo. Luego intentaron fugarse, llevando consigo una pistola que portaba su víctima.

A los dos hombres los atraparon personas de la comunidad que los golpearon, y luego los entregaron a la Policía. Uno de los comunitarios, también le entregó a la Policía la pistola marca Glock Calibre 9mm No. AFL 772, que se le cayó a los asaltantes, según el reporte policial rendido en ese momento.

El arma se archivó como parte de las evidencias usadas para demostrar la culpabilidad de Arias y de Portorreal Guzmán.

En diciembre del 2015, la Policía de San Francisco reportó a la Fiscalía el caso de un tiroteo que se produjo en el colmado “El menor”, en el que resultaron heridos de bala Juan Carlos Martínez y Pedro Sergio Mercedes Bonilla, de 19 y 21 años de edad, respectivamente.

Como responsables de herirlos, la Policía señaló a Orlandy Taveras Paulino, alias Orlandito, que había utilizado la pistola marca Glock Calibre 9mm No. AFL 772. Dado que las armas de fuego tienen una numeración única, la Policía alertó de que se trataba de la misma que hacía dos años había entregado a las autoridades por el asesinato de Estévez Difó.

Cómo y cuándo salió la pistola de las manos de los fiscales o de los jueces que tenían que custodiarla, es todavía un misterio. Nadie sabe explicar siquiera quién rompió la cadena de custodia en este caso, que ahora es parte de un proceso de investigación, por el que están detenidas unas cuatro personas.

También está suspendida y bajo investigación del Poder Judicial la secretaria del Primer Tribunal Colegiado de esa jurisdicción, Leydi Aura Difó Llano.

Pero la pistola del caso Estévez Difó no es la única desaparecida. Son nueve las que se le perdieron, según explica en un documento Saturnina Rojas Hiciano, jueza presidente del referido tribunal.

Ella, junto a los demás integrantes del tribunal, expuso ante los medios de comunicación la desaparición de las armas, pero ya no quiere hablar más con la prensa. Así lo hizo saber a esta reportera su secretaria, al tiempo que entregó un documento con las explicaciones del hecho.

La desaparición de las armas se descubrió en enero del 2015. Eran parte de un grupo de 37 que se había depositado la Fiscalía en el tribunal como cuerpo de delito de distintos hechos. Se guardaban en cajas en el interior de un armario de caoba cerrado con candado, cuya llave guardaba la secretaria del tribunal, se lee en el documento de la magistrada.

“Finalmente, y para tranquilidad de la sociedad, se les informa que ya se ha realizado arqueo definitivo con un miembro de ambas instituciones (Fiscalía y Tribunal) determinándose que no hay otras irregularidades en ese tenor, y que el Poder Judicial ha enviado una caja fuerte de buen tamaño que será administrada por la Corte Penal de este departamento, a los fines de archivar todos los cuerpos de delitos de valor depositados”, indica Hiciano.

-Los detenidos-

Entre los detenidos por la desaparición de las armas está Joel Vásquez Mendoza, quien se desempeñaba como seguridad del Palacio de Justicia de San Francisco.

La Fiscalía lo acusa de “autor, de asociarse para cometer robo agravado, tener bajo su poder, vender y disponer de arma de fuego ilegal, en perjuicio de Difó Llano y del Estado dominicano”.

El expediente incluye también a Robinson Vásquez Sánchez como autor del mismo hecho, y a Jesús Peña Gómez y Junior Rafael de Jesús. Los cuatro fueron acusados tras la detención por sospecha del joven Merlin Rafael de Jesús Vélez a quien la Policía le ocupó la pistola marca Browning, calibre 9mm serie 245NR02839, arma que luego de que fuera verificada, resultó ser una de las desaparecidas.

De Jesús Vélez habría comprado el arma a Peña Gómez y a García Rosario, a que su vez se la compraron a Robinsón Vásquez Sánchez, familiar de Vásquez Mendoza. Según el expediente, este último admitió haber sustraído el arma del tribunal.

-Otras armas-

La desaparición y comercialización de armas de fuego no extraña en San Francisco, un pueblo donde existe la creencia popular de que toda persona mayor de 16 años está armada. Una fuente policial informó a DL que desde octubre a la fecha se han recuperado un total de 88 armas de fuego que se portaban de manera ilegal. La fuente se cuestiona el hecho de que, en todos esos casos, no se ha dictado prisión por ninguna de las personas que tenían esas armas en su poder.

La fuente indicó que durante un operativo realizado por la Policía de esa ciudad en octubre del año pasado, se recuperaron cinco armas de fuego que, supuestamente eran cuerpo de varios delitos. Una de las armas era evidencia de un caso judicial en esa provincia, aseguró.








De: Diario Libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario