domingo, 24 de abril de 2016

Andar en bicicleta, ¿perjudica la salud sexual?


El asiento, por su presión constante, puede disminuir la sensibilidad genital. A esa conclusión llegó un estudio realizado en la Universidad de Yale

23/4/16-- El ciclismo es uno de los "deportes de moda" de los últimos años. Su práctica permite el impacto articular y, a la vez, quemar gran cantidad de calorías con sólo realizarlo una hora. Efectuar esta actividad dentro de un gimnasio o al aire libre es una de las razones por las que cada vez más personas se entrometen en este mundo.

En función de la importancia de la postura y movimientos arriba de la bicicleta, el asiento juega un rol fundamental, porque estádiseñado de tal manera que el peso puede llegar a comprimir los nervios y vasos sanguíneos del área del suelo pélvico, que son necesarios para el buen funcionamiento de los órganos sexuales.

Hace una década, un grupo de investigación de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, descubrió que aquellas mujeres que practicaban ciclismo poseían menos sensibilidad genital que otro grupo de control de atletas femeninas. En la última semana, un nuevo estudio de la misma institución –publicado en la revista Journal of Sexual Medicine– demostró que, en efecto, la presión constante del asiento de la bicicleta puede causar problemas en la sensibilidad genital.

Las mujeres que se desplazan en bicicleta o reciben clases de spinning (o cualquier actividad con bicicletas estáticas) en un gimnasio se han quejado de padecer el adormecimiento y pérdida de sensibilidad genital. Este nuevo informe se basó en deportistas femeninas que realizan trayectos de al menos 16 kilómetros a la semana en bicicleta durante 4 semanas.

EN INVESTIGACIONES PASADAS, EL VÍNCULO ENTRE LA SENSACIÓN Y EL CICLISMO NO SE HABÍA PROBADO CIENTÍFICAMENTE


Tiempo atrás, la Universidad de Princetonubicada en Nueva Jersey, Estados Unidos, agrupó a 350 ciclistas para demostrar querealizando un mínimo de dos veces a la semana durante 45 minutos diarios esta actividad, se aumentaba el apetito sexual en el 90% de los varones; en las mujeres, este apetito se consigue pedaleando tan sólo durante 25 minutos.


El estudio reveló que la practica del ciclismo actúa como antiestrés en el cerebro. Además, la continua estimulación que sufre la zona pélvica, tanto en el hombre como en la mujer, favorece al aumento de riego sanguíneo y por ende un aumento en la sensibilidad genital. Sin embargo, los colegas de Yale no parecen estar de acuerdo con la conclusión de la entidad educativa de Nueva Jersey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario