jueves, 28 de abril de 2016

Una niña muerta, una imagen fantasmagórica y una madre acusada de asesinato



Internacional. Carolina del Norte. EEUU. 28/04/16. Eran las tres de la mañana cuando el celular de Sunny Jo comenzó a sonar con notificaciones de Facebook, alertándolo de que su nombre se estaba mencionando.

Ping. Ping. Ping.

Para Sunny, un fotógrafo de Pennsylvania, las alertas que le llegaron fueron la primera señal de que una fotografía que él había retocado para una madre de Carolina del Norte estaba llamando la atención en las redes sociales.

Pero no era buena publicidad.

La madre, Jeanie K. Ditty de Spring Lake, Carolina del Norte, había contactado a Sunny Jo un mes después de que Macy, su hija de dos años, falleciera el 4 de diciembre de 2015.

Sunny ofrece el servicio One More Time en el que añade una imagen de un ser querido fallecido en la fotografía de algún pariente que le sobrevive. Explicó en una entrevista que las fotos retocadas eran una manera de consolar a los parientes.

Ditty le envió tres fotos de ella en un cementerio, y Sunny agregó digitalmente imágenes desvanecidas de Macy con un aura de luz caminando o parada junto a su madre.

“A mí me pareció una madre que sufre”, explicó. Apenado por la situación dijo que le hizo el trabajo de retocar las fotos, que normalmente costaría 500 dólares, sin cobrarle nada.

Después, comentó Sunny, se sorprendió al enterarse el 26 de marzo que Ditty, de 23 años, y su novio, Zachary E. Keefer, de 32, habían sido acusados de golpear a Macy hasta matarla, según las autoridades.

Ditty había publicado las fotos retocadas “en todas partes”, afirmó Sunny. El resultado, dijo, fueron miles de menciones de su nombre en Facebook.

“He recibido muchas agresiones por esto”, se lamentó. “La cantidad de reacciones negativas ha sido terrible”.

Jo explicó que Ditty le había contado por el Messenger de Facebook que ella le había dado un plátano a su hija y Macy empezó a tener dificultades para respirar. Supuestamente se habría ahogado en su propio vómito.

Pero las autoridades de Fayetteville, Carolina del Norte, describen el evento de una manera muy distinta.

La policía respondió el 2 de diciembre de 2015 a un llamado del Cape Fear Valley Medical Center sobre una niña sin signos vitales. Los miembros del equipo médico vieron que tenía moretones en todo el cuerpo y determinaron que había sufrido heridas mortales que evidenciaban maltrato infantil, declaró la policía.

Macy murió cuando le faltaban 10 días para cumplir tres años. Ditty y Keefer fueron acusados de asesinato en primer grado y maltrato infantil.

“Es muy difícil para la familia en todos los sentidos”, dijo Bernard P. Condlin, el principal defensor público de Cumberland County, Carolina del Norte, que representa a Ditty.

La acusación se hizo meses después de que Macy falleciera, porque la policía esperaba un informe del examinador médico, que determinó que su muerte había sido un homicidio.

Ditty estaba recluida en el centro de detenciones del condado de Cumberland con una fianza alta y Keefer aún no tenía abogado.

Tina Goodwin, la abuela de Macy, dijo que la familia no había detectado ningún signo de problemas. Estaba saliendo de casa con los regalos de cumpleaños para su nieta cuando su hijo la llamó para darle la noticia de que Macy estaba en el hospital en terapia intensiva.

“Fue una niña de dos años a la que mataron a golpes sin ninguna razón”, exclamó la abuela. “Podremos saber cómo, qué, cuándo, pero nunca por qué”.

La tía abuela de Macy, Michelle Smith, abrió una página de Facebook, Justiceformacy, para llamar la atención sobre el caso y el maltrato infantil.

Sobre las fotografías retocadas que Jeanie había mandado a hacer, Tina opinó sobre su nuera: “Se estaba burlando de la muerte del bebé. Ella pensaba que se estaba saliendo con la suya. Le puso más atención a ese bebé cuando murió que cuando vivía”.




De: The New York Times Español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario