martes, 9 de agosto de 2016

“Quiero ayudar a evitar que sufran por Chikun”



Salud. Santo Domingo. 09/08/16. Ayadiris Paula Hidalgo es una de los 79 voluntarios que se someten a la prueba de la vacuna contra la Chikungunya que se realizan en el país. Ayer se le debió aplicar un reactivo, como parte del proceso que inició hace ya tres meses y medio. Es la primera vez que Ayadiris hace de voluntaria en un estudio de este tipo, pero desde que asistió a la primera charla le gustó la idea de poder ayudar.

“Yo vi a muchas personas con esta enfermedad, amigos, familiares y vecinos que sufrieron mucho, incluso mis padres. Mi madre murió hace tres años, luego de que le diera la Chikungunya, porque se le complicó con otras cosas y falleció por eso”, cuenta.

La joven residente en el sector Las Cañitas narra que al año de perder a su madre, falleció su padre, que también estuvo afectado por el virus.

Ahora su interés es, según lo expresa, que a través de este estudio pueda ayudar a evitar que otros se contagien y sufran. Piensa sobre todo en sus dos hijos de 17 y 8 años.

Desde que en octubre del año pasado se aprobó el protocolo para realizar en el país pruebas en humanos de una vacuna, más de 700 dominicanos han acudido en calidad de voluntario a la Unidad de Vacunas e Investigación del Instituto Dermatológico Huberto Bogaert Díaz, donde se realiza el estudio.

Allí, un equipo de investigadores, regido por un conjunto de normas y protocolos nacionales e internacionales, tiene la tarea de orientar a los asistentes, previamente reclutados en sus comunidades, sobre las implicaciones que conlleva ser parte del experimento, además de evaluarlos para determinar que cumplen con los requisitos físicos y mentales, razones por las que se ha descartado a la gran mayoría.

“En este estudio no se deja nada al azar”, aclara Martha Pérez Mencía, encargada de asuntos regulatorios del proyecto, quien destaca el hecho de que, habiéndose aplicado el medicamento a 79 personas a la fecha, todavía no se ha reportado ningún tipo de evento adverso.

“Felizmente no hemos tenido ningún evento. Ya tenemos voluntarios que tienen su dos dosis, otros tienen una y están pendiente de la segunda, y a todos los que se les completó, lo que estamos es en la fase de seguimiento”, indica Pérez Mencía.

“Todas las personas deben dar y firmar su consentimiento para el estudio”, Hoisex Gómez , Coordinadora de Educación Comunitaria del proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario